Entre punta de O Boi y punta A Cagada, uno de los lugares más fatídicos de la Costa da Morte, fueron 8 los naufragios y 245 las víctimas. Pero el más trágico fue el del Serpent la noche del 10 de noviembre de 1890.

Este acorazado partió dos días antes de Plymouth rumbo a Sierra Leona. Derivó mucho a tierra y la escasa luz del Faro Vilán hizo que chocara en el lugar que hoy se conoce como “el bajo del Serpent”.

Se escuchó el desolador ¡”Sálvase quien pueda!”. De los 175 tripulantes solo se salvaron 3 que fueron empujados a la playa de Trece. El cura de Xaviña movilizó a los vecinos para proceder a la sepultura de los 172 cuerpos en este emblemático lugar. En el interior están los restos del capitán y oficiales y en el exterior, los marineros.

En los primeros años, un barco de la armada inglesa se acercaba aquí para arrojar una corona de flores y los barcos de guerra lanzaban salvas de honor.

El Cementerio de los Ingleses está incluido en la Ruta Europea de Cementerios Singulares, reconocida igual que el Camino de Santiago como Itinerario Cultural Europeo.

A la derecha del cementerio se encuentra el monte Branco, la mayor duna rampante de Galicia, y a sus pies la mayor reserva de caramiñas, el arbusto (protegido) que da nombre a Camariñas.

  • Cemiterio dos Ingleses