El nombre del municipio de Camariñas deriva del nombre de un arbusto autóctono, la caramiña (Corema album). También se le llamaba “hierba del hambre” ya que durante la Guerra Civil la gente comía su fruto para engañar al estómago debido a la escasez de otros alimentos. ¡Ahora es una especie protegida!

La caramiña puede medir hasta un metro de altura, tiene muchas ramas y posee unas pequeñas flores femeninas de tres pétalos. Las masculinas no los tienen. En agosto aparece el fruto, de sabor agridulce. Es de color blanco o morado cuando está creciendo y rosada en la madurez.

La caramiña está en peligro de extinción y en el arenal del Trece, a los pies de la mayor duna rampante del todo el noroeste español, encontrarás la mayor reserva de Galicia. Precisamente, la zona más virgen de Camariñas se localiza entre las playas de Trece y la duna rampante del Monte Branco, una de las más elevadas de España.

Es muy importante cuidar y preservar esta planta endémica ya que es muy sensible a la acción del hombre. ¡No te acerques a la zona, puedes ver los arbustos desde lejos!